Un domingo de tapas por La Latina en Madrid

Recién llegado de Madrid, después de unos días muy divertidos, he decidido hacer este post para contaros algo de La Latina, un popular barrio madrileño que yo apenas conocía, y que me sorprendió gratamente.

Mi idea era ir a "El Rastro" a dar un paseo, tomarme una caña y poco más, pero tuve la suerte de tener de guía a mi amiga Paloma del blog "La Epicureista "que me llevó de aperitivo por la zona ayudándome a descubrir los lugares más alejados de aquellos que están de moda.

(Aviso importante, jajaja las fotos son con el móvil, mi querido patatamóvil nuevo)




Antes de nada he de decir que "El Rastro" ha perdido parte de su gracia como mercadillo de cosas diferentes, ahora está todo como muy repetido y lo que encuentras allí lo hay en cualquier feria, a excepción de algunas tiendas en locales, que esas si están allí todos los días de año.

Una vez decidido que había que salir del bullicio de las calles principales del Rastro, nos fuimos a tomar el Vermut a un lugar típicamente castizo y con solera, las Bodegas Ricla, lugar peculiar como podéis ver en las fotos.







De allí nos fuimos a Txirimiri, a probar una de las  mejores tortillas de Madrid, según Paloma, y debo de decir que estaba muy buena, ya que a mi también me gusta la tortilla medio cuajada y esta lleva cebolla caramelizada.





Continuamos ruta muy cerca de allí. En plena Calle Toledo, La Paloma, una cervecería-marisqueria, todo un clásico del barrio del mismo nombre, donde una de las cosas típicas  es tomarse unas gambas. Pero como llegamos tarde y estaba cerrando, nos conformamos con  unos boquerones en vinagre y unas cañas. Me resultó simpático como estaba el suelo, después de haber pasado por allí un buen número de clientes.





Como aún no habíamos comido nada realmente  contundente y ya era tarde, nos fuimos al Muñiz, otro bar muy típico de La Latina "alternativa". Allí nos tomamos unas patatas bravas con una salsa estupenda, que me recordó al guiso de raya. En este local tomamos vino de D.O. Madrid, con el que precisamente participaba en una ruta de Tabernas de Madrid para darlo a conocer.







¡Sorpresa la mía!, como ya eran las cinco de la tarde nos fuimos a tomar un gintonic, y a seguir con este "aperitivo maratoniano" a un par de locales  muuuuy singulares a bailar y de fiesta. La situación era de contraste total,  era como estar de marcha un sábado noche, pero a esas horas  de un domingo y con los locales abarrotados de gente.

Pasado este momento de baile, nos fuimos a tomar más tapitas, en este caso a la la Taberna del Chato, donde tienen como elemento diferente servir las tapas en "chatos" de vino, de ahí su nombre. Así que nos probamos unas cuantas, acompañadas de sus respectivos vinitos. A destacar la simpatía el camarero que nos atendió y el buen rollo que tenía, parte fundamental de un local.


Nos hicimos foto de grupo para terminar de celebrar ese día tan estupendo. Una photo-finish en toda regla.







3 comentarios:

  1. Oooh ,qué ruta más buena. La Latina es de mis zonas favoritas de Madrid, junto con Malasaña. Cuánto bar castizo, cortos, rabas y tortilla por metro cuadrado. La próxima vez que vayas, pásate por el Tempranillo. Ahí probé yo una magret de pato con cebollitas confitadas de llorar. Y las rabas del Diamante, otro lujo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta, me los anoto, ya que es una ciudad que me encanta y así para la próxima descubro lugares nuevos, ademas me fío de tu buen gusto :) Así da gusto

      Eliminar
  2. Muy buena ruta, Ricla siempre suele ser mi incio , lugar con solera y buen vermú. Me falta conocer la tarberna del chato que ya he leido buenas referencias, para la próxima ruta.Apunta para una futurua visita Taberna Almeria, cañas bien tiradas, vinos del Bierzo, tapita con la bebida, y buenas tostas y tapas.

    ResponderEliminar