Queso Tetilla, un queso con personalidad.


Conoces el Queso Tetilla? Imagino que si. Si no lo has probado nunca, ya estas tardando.

Origen

Hace unos pocos días tuve la oportunidad de ver todo el proceso de fabricación del Queso Tetilla, invitado por el Consello Regulador. Por cierto, antes de nada,  no se dice Queso de Tetilla sino "Queso Tetilla", ya que da nombre a una forma del queso y no a un área geográfica, como ocurre con la mayor parte de los quesos.

Sin duda, el Queso Tetilla es uno de los más famosos de Galicia. Sus orígenes pueden estar en el siglo XVIII y se considera uno de los transformados lácteos más antíguos.

Actualmente, el Queso Tetilla cuenta con el sello de DOP ( Denominación de Orixe Protexida) con el fin de controlar, proteger y promocionar la producción. En Galicia existen unas 38 queserias elaboradoras de Queso Tetilla y unos 1800 ganaderos inscritos, evidentemente toda esta producción esta controlada por el Consello Regulador da Denominación de Orixe Queixo Tetilla . Deben cumplir todos los parámetros y controles establecidos.



Características

La personalidad de este queso viene configurada por tres características principales. El ganado, vacas de razas rubia galega, frisona y pardo alpina, cuya leche tiene un alto contenido en materia grasa e interesante compensación proteica. El medio ambiente, la orografía gallega y el tipo de suelo donde se alimenta el ganado, tanto en pastos naturales como en pastos cultivados.

Las características principales de  este queso, además de su forma o formato, son su corteza fina y con un color amarillo, un sabor suave y cremoso en el paladar. El peso de los quesos suele oscilar entre medio kilo y kilo y medio. Todos ellos deben llevar el sello de la Denominación de Origen para garantizar su calidad y su origen.



Fabricación

Durante la visita a una de las queserías,  pude ver todo el proceso y hacer mi propio queso.
Una vez que la leche llega a la fábrica, y después de pasar los controles oportunos, se le aporta cuajo y se mantiene durante sobre una hora a una temperatura de 30-34 grados para favorecer el cuajado.









Una vez conseguido ese punto, se procede a cortarlo hasta llegar a gránulos del tamaño de un garbanzo. Posteriormente se introduce en un molde para darle forma de tetilla, luego se prensan para quitarle el suero sobrante. Una vez terminado este proceso,se llevan a una cámara donde pasaran unas cuantas semanas hasta alcanzar el proceso de maduración adecuado.

En pocos días podrás verlo en las tiendas, así que como te decía al principio, si no lo has probado nunca, ya estas tardando.





El próximo lunes os seguiré contando cosas sobre este queso y el fantástico lugar donde nos fuimos a comer todos ese día.


1 comentario:

  1. Gracias :) por tu información, se me hace agua el paladar. Nilda TORRES FIGUEROA

    ResponderEliminar